1 tongue drum = 1 cancionero gratis 🥁

Obtendrás envío gratis 🚚

El carro de la compra está vacío.

¿Por qué no probar uno de estos productos?

Tongue drum : ¿Cuáles son los beneficios de la musicoterapia?

Tongue drum : ¿Cuáles son los beneficios de la musicoterapia?

La musicoterapia es una rama de la medicina alternativa que sólo se ha investigado de forma marginal. La musicoterapia se introdujo en la práctica médica en los Estados Unidos ya en la década de 1950 y se impuso rápidamente, incluso antes de que los estudios aleatorios a doble ciego pudieran demostrar sus beneficios.

En la actualidad, se ha demostrado que la musicoterapia sirve para tratar una amplia gama de afecciones [1], ya que :

- disminuye la depresión,

- mejora el estado de ánimo,

- reduce la ansiedad,

- mejora la calidad de vida,

- permite la expresión de sentimientos,

- facilita las asociaciones positivas,

- facilita la socialización.

¿En qué consiste esta disciplina? ¿Cómo pueden acompañar a esta revolución médica instrumentos como el tongue drum? ¿Por qué debería incluso sustituir a las flores en los hospitales? Estas son las preguntas que vamos a aclarar con los estudios más recientes.

¿Qué es la musicoterapia?

La musicoterapia es una forma de psicoterapia que se dirige no sólo a un paciente enfermo, sino al individuo en general [2]. Así, la musicoterapia desempeña un doble papel:

- Terapéutica,

- psico-pedagógica.

Sin embargo, las armonías musicales son numerosas y rápidamente surgió la cuestión de qué tipo de música escuchar. Fue la ARATP (Association de recherches et d'application des techniques psycho-musicales) la primera en precisar que el estilo de música debe adaptarse al estado afectivo de la persona [3].

Así, una persona deprimida tenderá a preferir la música triste, mientras que una persona eufórica preferirá una música mucho más rítmica. Esta música catártica o sedante, destinada a conseguir esa armonía divina o universal, ya era buscada por los antiguos griegos [4].

En la Edad Media, la tarentaise no surgió por casualidad. Picada por una tarántula, se pedía al enfermo, el taranti, que bailara solo o en grupo al ritmo de una música salvaje [5]. El taranti sigue siendo el arquetipo de la música catártica.

Se trata, por tanto, de encontrar el instrumento que pueda situarse en estos dos modos musicales: catártico y sedante. Con sus tonos suaves y profundos, el tambor de lengua parece ser este instrumento.

El Tongue Drum como instrumento terapéutico

El tambor de lengua no es un instrumento difícil de manejar. Como instrumento de percusión compuesto por dos elementos metálicos que originalmente consistía sólo en partes de cilindros de gas, ha agitado la escena musical.

El tambor de lengua, un nuevo instrumento surgido de las manos del estadounidense Dennis Havlena en 2007, es el instrumento del siglo XXI. Con sus sonidos extremadamente relajantes, el Tongue Drum, cuando se toca como percusión, puede unir todas las armonías.

Desde la música suave y fundamentalmente tranquilizadora hasta la música rápida e incluso enérgica, el tambor de lengua puede acompañar la catarsis. Se convierte así en el ecualizador de las pasiones, en el vehículo de la musicoterapia.

Al fin y al cabo, lo interesante de la musicoterapia es precisamente que asiste a los enfermos, a los que sufren o a los que simplemente están ansiosos. Los efectos positivos de la música han atraído la atención de los científicos una y otra vez, y las pruebas se acumulan.

El bienestar a través de la musicoterapia
Se podría pensar que, con 50 millones de personas que sufren demencia en todo el mundo y un aumento previsto de 75,6 millones en 2030 y 135,5 millones en 2050 [6] -y eso sin tener en cuenta los cuadros depresivos, que afectan hasta a 280 millones de personas en todo el mundo [7]- la musicoterapia habría sido objeto de estudios en profundidad.

Sin embargo, todavía no es así. Por ello, un equipo de investigadores de la Universidad de Heidelberg estudió el tema de forma más intensa [8]. Descubrieron que la musicoterapia provocaba más relajación y menos fatiga en los pacientes de cuidados paliativos.

Aunque no tiene ningún efecto sobre el dolor agudo, sigue siendo eficaz, hasta el punto de que se utiliza incluso en los quirófanos. Puede reducir tanto el dolor postoperatorio como el uso de analgésicos [9].

No regales más flores, regala un depresor de lengua.

Se dice poco, pero estudios serios ponen en duda el potencial patógeno de las flores y las enfermedades nosocomiales que pueden provocar [10]. A este respecto, la intuición dirige a los investigadores hacia el agua de las flores, que puede contener un gran número de bacterias [11].

Esto llegó a tal punto que los hospitales empezaron a prohibir las flores en el hospital porque el contagio podía provenir de las manos del personal médico que tocaba las flores y luego de los pacientes [12].

Por lo tanto, ante las dudas que existen sobre el reflejo que todos tenemos, que es regalar flores, hay que preferir el depresor lingual. Ciertamente no es el mismo precio, pero tampoco el mismo resultado para el paciente.

Mientras que las flores pueden empeorar el estado del enfermo, el depresor lingual puede aportar los beneficios de la musicoterapia a la persona postrada en la cama. Aunque el enfermo no sea músico, el tambor lingual puede tocarse sin notas falsas, por lo que la armonía musical sólo está limitada por la imaginación del enfermo.

Así que no dude en comprar un instrumento de este tipo para su ser querido en el hospital. Le hará un gran favor y le acompañará en su camino hacia la recuperación, permitiéndole relajarse y controlar mejor su estado de agotamiento.



Compre ahora un tambor de lengua haciendo clic aquí.