1 tongue drum = 1 cancionero gratis 🥁

Obtendrás envío gratis 🚚

El carro de la compra está vacío.

¿Por qué no probar uno de estos productos?

¿Qué instrumento musical debe comprar a su hijo?

¿Qué instrumento musical debe comprar a su hijo?

La educación musical conlleva siempre la misma imagen: la de un niño tocando el piano, el violín o incluso la guitarra.

Pero la música está lejos de limitarse a estos tres instrumentos. A la hora de ofrecer un instrumento a su hijo, no debe enfrentarse a las desventajas de tocarlos.

Entre ellos, el coste inicial, por supuesto, pero también el mantenimiento y las clases particulares que requieren.

La música, tan importante para el desarrollo cognitivo del niño [1], no debería suponer un gran presupuesto.

Por ello, el tambor de lengua se ofrece como una alternativa real, basada en ventajas decisivas

- un instrumento poco costoso

- una renuncia al aprendizaje acompañado,

- un aprendizaje más alegre para el niño,

- una falta de mantenimiento,

- un ahorro de tiempo.

Analizaremos en detalle todas estas ventajas en comparación con los instrumentos clásicos como el piano, el violín o la guitarra.

¿El Tongue Drum es más barato que otros instrumentos? 

El Tongue Drum le ahorra una cosa muy importante: no tiene que sopesar entre comprar un instrumento o un coche.

Aunque no todos los instrumentos cuestan 250.000 euros, el coste de adquisición no es el único.

Costes de adquisición mucho más bajos

No dude más sobre si invertir en bolsa o comprarle a su hijo un instrumento musical: haga las dos cosas.

El tongue drum es más barato que un piano.

¿Se ha preguntado alguna vez cuánto cuesta un piano? Entre 600 y 10.000 euros, lo que le lleva de una calidad casi mediocre a una alta calidad. Ni siquiera estamos hablando de un piano de cola, cuyos precios oscilan entre los 4.000 euros y los más de 100.000 euros.

Aquí sólo hemos hablado del coste y aún no del espacio que un instrumento así ocupa en una casa o, peor aún, en un apartamento. Cuando se trata de que su hijo empiece a tocar el piano en una escuela de música y acabe pasando su vida en el piano de la estación, ...

El tongue drum es más barato que el violín.

Ahora bien, ¿qué pasa con el violín o la guitarra, que tienen menos de estas preocupaciones de espacio? Con los violines, no nos engañemos, están disponibles por 80 euros. Pero a este precio se llega muy rápidamente a un nivel superior.

Porque no sólo el sonido es de todo menos fabuloso, sino que como principiante te preguntarás rápidamente si esos golpes no están penados por la ley. Así que un violín decente cuesta al menos 400 euros, sin incluir el arco, la caja de transporte y la colofonia. No queremos hablarle de la clase superior por casi 300.000 euros.

El tongue drum es más barato que una guitarra.

Pasemos a nuestro último instrumento, la guitarra. Al igual que el violín, ocupa un lugar respetable. Puedes guardarla en un rincón o incluso colgarla en la pared. En cuanto al precio, de nuevo es diferente.

Aunque se pueden encontrar guitarras en Amazon por 40 euros, no es seguro que el niño vaya a ir muy lejos con un aparato así, a menos que no viva cerca del vertedero. Espere más bien unos buenos 500 euros, con un límite superior de 4000 euros para la gama de precios muy alta.

¿Cuánto cuesta un tongue drum?

Un Tongue Drum cuesta entre 60 euros y 800 euros.

El Tongue Drum es una combinación de dos cuellos de cilindro de gas desarrollada por un visionario estadounidense llamado Dennis Havlena. Un instrumento que puede producir tonos increíbles a lo largo de dos octavas con una precisión y sutileza impresionantes.

No hay clases particulares

Es innegable que el Tongue Drum para niños supera a los pianos, violines y otras guitarras. ¿Por qué? Porque se puede tocar sin frustración:

- Frustración por las notas equivocadas,

- Frustración por las miradas de los demás,

- la frustración del ridículo.

¿No es exactamente eso lo que nos alejó de los instrumentos musicales cuando éramos jóvenes? Todos recordamos las clases de flauta en la escuela secundaria: el epítome de la aversión a la teoría musical.

Con el piano, el violín o la guitarra llegan las imprescindibles clases particulares que cuestan entre 50 y 100 euros por sesión. Teniendo en cuenta que se necesita al menos una clase a la semana, son 200 euros gastados cada mes.

Con el Tongue Drum, estos gastos se eliminan. Su hijo no necesita lecciones individuales para tocar el tambor. No se requiere ninguna postura particular del instrumento o posición del cuerpo.

El niño colocará el tongue drum de forma natural en su regazo o lo pondrá delante de él. Producir sonidos golpeando los mazos del tambor lingual es igual de intuitivo.

Por lo tanto, el Tongue Drum es ante todo un instrumento de libertad creativa, de las inspiraciones e inclinaciones del niño. El tongue drum salva al profesor autoritario y traumatizante que inhibe la pasión y establece un estilo mecánico de tocar en el niño.

Sin costes de mantenimiento

Un instrumento musical suele conllevar muchos gastos de mantenimiento. El piano se desafina y requiere los servicios de un afinador de pianos. Una cuerda se rompe y hay que acudir al fabricante o al reparador de pianos para que lo repare adecuadamente.

Si las cuerdas de tu violín se aflojan o se rompen de repente porque lo has afinado mal o estás demasiado cansado, tienes que ir al luthier. Lo mismo ocurre con la guitarra, que se enfrenta a los mismos problemas que el violín.

Por no hablar del peligro que supone la humedad para la madera de estos instrumentos tan delicados. Lo contrario es el tambor de caña.

El tambor de caña es el instrumento de la libertad por excelencia:

- Robustez,

- ligereza,

- resistencia.
Estos son los tres adjetivos que mejor describen este hermoso instrumento, que encaja perfectamente en nuestro siglo; un siglo en el que la gente quiere poder llevar sus objetos favoritos a cualquier parte y tocarlos en cualquier lugar.

Ya sea en la orilla de un río, en la cima de una montaña o en un árbol, el tambor de caña puede llevarse a cualquier parte y con cualquier clima.



Un ahorro de tiempo
Probablemente se pregunte qué queremos decir con esto. ¿Un ahorro de tiempo de qué? Se lo diremos:

- un ahorro de tiempo en la afinación,

- un ahorro de tiempo en el aprendizaje.


En cuanto a la afinación, no hay ninguna. El tongue drum llega a su casa sonando bien, y seguirá sonando bien durante décadas.

Por esta misma razón, es rápido de aprender. Con el tambor de lengüeta, la nota no cambia si golpeas media pulgada antes o después de donde apuntas.

No es un instrumento de cuerda que chirría, silba o suena mal porque tu dedo estaba a 0,3 milímetros del punto exacto o la yema de tu dedo rozó la cuerda vecina.

Podrás tocar el tambor de lengüeta antes de que pasen diez años, eso está garantizado.

En resumen, el tongue drum no tiene más que ventajas en comparación con los instrumentos convencionales. Entre el público en general, el tambor de lengüeta todavía es desconocido porque sólo tiene 16 años, pero definitivamente está ganando popularidad.

Invierta ahora en el futuro de su hijo, a un precio razonable y con resultados sorprendentes.


Compre un tongue drum ahora.

-----------------

[1] Entrenamiento musical para el desarrollo de la segmentación del habla, François, Chobert u.a., 23. Septiembre 2013, doi: 10.1093/cercor/bhs180.

Enlace de Externer: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22784606/